Edgar C.

Edgar C.

Catador Avanzado
Miembro Foodie

Abogado y amante de la buena mesa. Pasándola muy bien en Panamá.
Más información sobre mi

1742 Puntos
999+ Ranking mes
999+ Ranking Total
Sobre mí
Miembro desde: Julio de 2016
Restaurante favorito: Taninos Bistro
Tipo de comida favorita: frances
Para acompañar mi comida no debe faltar: vino
El mejor plato que he comido: las carnes del Gaucho
Mejor descubrimiento reciente: The Strangers Club
Postre favorito: Crema catalana
Cerveza favorita: Pilsen- rubias
Vino favorito: Malbec y chablis
Día preferido para salir: jueves
Programa de cocina favorito: asiatico
Posición 3981 del ranking de calificadores de Panamá.
36 comentarios en Panamá

A pesar de estar en el mero centro del Soho Mall es un resto al que no se me ocurriría ir. Una amiga nos invitó, y la verdad una grata sorpresa gastronómica. La atención de primera. Cenamos carpacho, entraña y el famoso tártar de atún. Todo excelente. Sencillo y sin rebuscamientos. Sabroso y da para volver. Lo recomiendo para cenas antes de entrar al cine. Atención impecable.

Comida
Servicio
Ambiente

Realmente una gran sorpresa. Fuimos atraídos por el aviso que logramos ver desde la vía Brasil. Los ramens, estuvieron exquisitos así como los acompañantes de un combo. El arroz inigualable. Todo muy bien. Ambiente súper in y la atención muy buena. Repetiremos.

Comida
Servicio
Ambiente

Pretensión se usa como despectivo para referirse a quien pretende “Apariencia de lujo, grandeza, importancia u otra cosa que no tiene en realidad.” Esta definición es aplicable al Azahar; un restaurante que con su espectacular decoración pretende de una gustosa y novel gastronomía que no tiene. Empecemos por la llegada, nos conducen a una mesa arrinconada que parece mas bien a la de un fast food de segunda categoría. Parece la acomodaron especialmente para nosotros, pues aparte de la barra no vi donde dos personas puedan sentarse cómodamente. No entiendo como estos pretensiosos restaurantes de a 100 USD por cabeza, siguen sin manteles, con cubiertos que se compran en cualquier tienda por departamentos de la ciudad y unas mesas deslucidas de cafetín. En esta ocasión la salvación fueron las copas para el vino, que eran acordes. Nos pasaron los menús y la carta de vino, ambos prolijos y con opciones, pero muy incomodos para revisar por su descomunal tamaño, aquí de nuevo la pretensión. Viene la comida y el vino. Tomamos la escargot en tempura, tartar en lata, el cordero y filet mignon, y un tempranillo español, para el postre la fondue de chocolate y la creme brulet. De las entradas, lo mejor el trio de pescados; muy sabroso y gustoso, parece ser su plato estrella. La tempura grasosa y sin nada de sabor. La apariencia y sabores de los platos principales una gran decepción. En mi plato unos deslucidos trocitos de cordero con un arroz con garbanzos que no tiene relación precio-calidad. El servicio de los saloneros bien, pero como urgidos de que la mesa ordene. Siempre los tuvimos revoloteando a nuestro alrededor para imprimir mas velocidad a las decisiones que deberíamos tomar. La verdad es que si lo recomiendo seria para pasar unas horas en un espacio bonito, tomando vino y comiendo cualquier cosita que no sea muy exigente gastronómicamente.

Comida
Servicio
Ambiente
  • filet mignon
  • cordero con arroz y garbanzos

Difícil calificar una institución gastronómica de la ciudad, que lleva plantada aquí más de dos de décadas. Aquí no solo se juzgan los platillos, sino todo un concepto culinario que es referente de una identidad como lo es la alemana. El lugar es bullicioso y enmaderado como las típicas Kneipe de cualquier ciudad germánica. La bebida reina es la cerveza. Los platos generosos pero no eran tan deliciosos. Por ejemplo, la chuleta ahumada estaba un poco seca. Mi enrrollado de carne o ruladen nada especial con una salsa un tanto artificial. Algo grasiento el Bratkartoffel. Así que nos decepcionó un poco la comida. Pasamos un rato agradable y la atención, en medio del apremiante ambiente, fue un poco atropellada. Lo recomiendo para una buena conversa degustar unas cervezas acompañadas de salchichas, que creo puede ser lo mejor.

Comida
Servicio
Ambiente

Maguro es de esos restaurantes que es dificil olvidar. Lo he visitado solo para la cena, así que siempre ha estado muy tránquilo y con buena música. Resulta sorprendente la gran variedad de opciones que incluyen platillos y combinaciones que poco vemos en los restaurantes japoneses de la ciudad, incluyendo aquello que son de mucho postín. Hemos probado los tradicionales sachimis, gyozas y otras delicias de vegetales en picante, que son de verdad exqusitas. Lo mas llamativo son la carne de pollo, res y cerdo al gril que igualmente son muy bien servidas y con sabores muy exoticos. La carta tiene una gran varidad de sakes para acompañar la comida. La atención es muy buena y orientan debidamente al comesal. Eso si, prepare su billetera porque los costos son muy de postín.

Comida
Servicio
Ambiente

Salsipuedes refiere a un lugar al que uno se quedaría atrapado sin poder salir, en caso de este restaurante debería ser por los sabores y calidad de sus platillos. Nada más alejado de la realidad. Realmente la comida no me gusto; un pescado al tamarindo o en su salsa que no tenía ninguna distinción y más bien seco, nada recomendable. Las carimañolas nada que comentar. Los platos servidos sin gracia. Para los precios pues me parece que no vale la pena. El lugar divino en cuanto a decoración y la atención buena, aunque tardaron mucho para servir.

Comida
Servicio
Ambiente

Recomendable para el almuerzo o pasar un rato conversando con vinos y tapas. Los platos y las tapas son sencillas y nada rebuscado. Sin embargo, he tenido opciones que relamente han sido medio desastrozas, como un atun en una salsa indecifrable, que la verdad nada recomendable. He tenido buenas experiencias con el filete de salmón, la paella y la entraña. Los postres mas bien sin gracia, deberian mejorar con propuestas menos descuidadas. El ambiente es chevere y se pasa un rato agradable. Tienen una variedad de productos vinculados a las olivas españolas que vale la pena probar. La atención a veces confusa, pero buena. Como dije, bueno para el almuerzo o unos vinos al caer la tarde.

Comida
Servicio
Ambiente

Una vez más volvimos al Maito. Repetimos para complacer paladares de otras latitudes, que de visita en Panamá, reclaman gastronomia local. Bueno, el asunto no ha cambiado mucho y en honor a la verdad la comida es más bien aburrida y sin nada que la distinga para convertirla en un emblema gastronómico de la ciudad y sobre todo de la panameñidad, que parece ser lo que pretenden. Ya ni me acuerdo que pedimos, pero siempre como que lo mismo. El sello, que es supuestamente lo local, se siente un tanto extraviado, aunque lo mas identificable es la fusión chino-panameña. Por tanto, el Maito es una mesa que se te olvida muy rápido. Conserva el buen ambiente, aunque afuera se asemeja mas bien a una cafetería rodeada de plantas tropicales. La atención es buena. En fin, como dijo una amiga itsmeña y canalera; al Maito yo no vuelvo.

Comida
Servicio
Ambiente

Este lugar medio retaurante y medio bar me reinvindica con la oferta de Casco. Hace rato no la pasaba tan bien. Ubicado donde convergen todas la diagonales en la Ciudad de Panamá The Strangers Club, resultó ser un buen descubrimiento. Una carta no tan variada, pero muy bien servida incluye una diversidad de entradas que funcionan muy bien como tapas. Probamos las torrejas, ceviche y los tacos todo delicioso acompañado de muy buenas salsas. Luego los platos principales; salmon y pulpo que realmente estaban deliciosos. Así que en cuanto comida quedamos mas que satisfechos. El vino, nuestra opción fue un blanco griego que acompañó perfectamente la velada gastranómica. Otros en la mesa pidieron los cocteles todos como debe ser . Advierto que la selección de vinos es mas bien limitada. El postre nos pareció excelente; frutos del bosque fundidos en panacota, era una delicia.El lugar una maravilla del buen gusto, algo te recuerda otros tiempos. Un ambiente divinamente ruidoso con buena música y lleno de sombras y poca luz. La atención de las meseras excelente y muy diligentes en el servicio. Por la puntuación, lo recomendamos ampliamente.

Comida
Servicio
Ambiente

Sorteando inconmensurables tranques, obstáculos y reparaciones viales llegamos al Gaucho Steak House, en la super conocida calle Uruguay. Este lugar es ya tradicional para quienes gustan de la buena carne y la buena atención. No importa como este el entorno, lo importante es llegar ahi sentarse y disfrutar las delicias de la casa que no tienen discusión en tema de costo calidad. Las carnes son presentadas en grandes bandejas que permiten hacer una selección acertada con buena orientación de los mesoneros. El asador a todo vapor cocinando las carnes como se piden y sugieren. En el tema de las ensaladas hay limitaciones. Sin embargo, resuelven. La carta de vinos restringida, pero con una buenas opciones y conocimiento de parte de los saloneros. Un ambiente que podríamos decir típico para acompañar a los carnívoros en su afán. Lo recomiendo ampliamente.

Comida
Servicio
Ambiente
Posición 4638 del ranking de fotógrafos de Panamá.
43 fotos en Panamá
Foto de Azahar

Azahar

Area Bancaria
filet mignon

filet mignon

el 14 de octubre de 2018
  • 0

Foto de Azahar

Azahar

Area Bancaria
cordero con arroz y garbanzos

cordero con arroz y garbanzos

el 14 de octubre de 2018
  • 0

el 4 de julio de 2017
  • 0

el 4 de julio de 2017
  • 0

el 4 de julio de 2017
  • 0

el 4 de julio de 2017
  • 0

el 22 de junio de 2017
  • 0

el 22 de junio de 2017
  • 0

el 22 de junio de 2017
  • 0

el 22 de junio de 2017
  • 0

¡Tu navegador está obsoleto!

Actualiza tu navegador para ver esta página correctamente. Actualizar mi navegador ahora

×