Maitre de Table de la Chaine de Rotisseurs

Maitre de Table de la Chaine de Rotisseurs

Catador
Miembro Foodie

He vivido en hotels de 5 estrellas más de la mitad de mi vida, así que aprecio la Buena comida y un excelente servicio
Más información sobre mi

798 Puntos
999+ Ranking mes
999+ Ranking Total
Sobre mí
Miembro desde: Marzo de 2011
Restaurante favorito: Chalet Suizo - 1985
Para acompañar mi comida no debe faltar: Pan y Vino
El mejor plato que he comido: Pasta a la Ruota Parmeggiano
Mejor descubrimiento reciente: Miss Cho, buena combinación de diferentes estilos. Ambiente bastante joven.
Postre favorito: Helado
Cerveza favorita: Leffe
Vino favorito: Opus 1
Día preferido para salir: cualquier día
Programa de cocina favorito: Las promociones de las TC
Posición 4620 del ranking de calificadores de Panamá.
28 comentarios en Panamá

Una pizzería buena, sin pretensiones, mesas grandes, así que te puede tocar compartir mesa con gente simpática. Las pizzas están buenísimas de topping (de los mejores en Panama), pero la masa podrá ser más crucijiente, quizás por que se adhieren al concepto de "comida rápida" y efectivamente las pizzas llegaron súper rápidas … quizás un poco más de cocción y un poco más lento, no creo que mucha gente lo importa. El sistema de pedir y pagar por adelantado en la caja también refuerza el concept de fast food, pero conlleva un grave problema, que lo tuve que clasificar en "servicio" pero realmente pertenece a un defecto en la Administración. Las meseras aparentemente reciben las comandas para la comida, pero los vinos se quedan atrás. Al reclamaros, no tuvieron que pedir las facturas expedidas en la cajas y entregadas a nosotros, para cotejar qué vinos habíamos pedidos para luego buscarlos, así que llegaron ya un cuarto de pizza comida. Al salir, tuvieron que buscar de nuevo las facturas (fiscales) (las habián botado o algo) para nosotros cumplir con la ley y no salir del local sin factura. Seguro que volveremos, para ver si corrigieron las deficiencias y para comer bien, aunque con las mismas.

Comida
Servicio
Ambiente

El Restaurante está en una buena ubicación, a media cuadra de la Plaza Herrera, no obstante, como casi todo en el casco viejo, es difícil llegar en carro. La entrada por un corredor no muy atractivo es un gran contraste cuando por fin se entra en el mismo restaurante, un jardín espectacular. A pesar de haber reservado nos querían dar una mesa no muy buena, pero al rechazarla nos dieron que es probablemente la mejor mesa en el jardín. El servicio es un poco confuso, parece que los meseros no tienen rangos asignados ya que nos atendieron varias personas. Tuve que solicitar la carta de vinos a tres personas diferentes hasta que me lo entregaron. Luego el vino (tinto) llegó a temperatura de ambiente (de Panamá, o sea como 25 grados) y tuvimos que solicitar una champañera con hielo para enfriarlo, que no es conductivo para la calidad del vino ni para satisfacer el apetito del cliente que quiere tomarlo ya. La comida estaba muy bueno, el pargo - que fue lo que me recomendaron - con mucho sabor y la corvina al curry también. El personal, a pesar de las fallas en el servicio, súper amables, aún con restaurante lleno y mucho trabajo. Lamentablemente parece que la máquina de expresso ya tiene bastantes días dañada y así no logramos disfrutar la digestión a un máximo. La carta de vino tiene un muy buen surtido de muy buenos vinos y, aunque no sea muy grande, al igual que la carta de comida, la selección es más que suficiente. Recomiendo mejorar la gestión administrativa, para evitar fallas como en el mantenimiento, la cava de vinos y la confusión de la atención.

Comida
Servicio
Ambiente

Restaurante nuevo que fuimos a descubrir. Es una vieja casa en Obarrio, remodelada para restaurante, que no deja mucho lugar para experimentar en el ambiente. El mismo dueño recibe y atiende que se nota en la calidad del servicio. Todos los platos como en España, el mismo cochinillo lo comparamos con el de "Candido". La carta de vinos es un poco pobre pero me dijeron que están trabajando en la misma, mientras tanto el vino recomendado fue bastante acertado. Definitivamente regresaremos cuando la carta de vino está completa.

Comida
Servicio
Ambiente

El restaurante está ubicado en un especie de minimall en un segundo piso. El parking es muy limitado en Costa del Este en general, pero en este lugar más aún. Se parece a una trattoria italiana y no es muy grande. La cocina se puede apreciar desde la sala, a través de las ventanas de la misma, pero parece un poco pequeña lo que efectivamente resultó, al tener un servicio un poco lento en una mesa grande. la comida es muy buena y el mismo dueño parece estar siempre pendiente de todo.

Comida
Servicio
Ambiente

Mucho tiempo no fuimos a Amador, pero ya hace rato terminaron el nuevo causeway que hace mucho más asequible a las islas. No obstante notamos que, por un sábado en la noche, no hay tanto ambiente como antes .... será que si la gente percibe una crisis, por otro lado, así fue fácil conseguir una mesa al lado del agua, que antes era imposible. La atención mejor que nunca, mesero informado, amable, con sugerencias, loca. Las pizzas gourmet siguen siendo buenos, pero lástima que retiraron la de gorgonzola, era lo mejor que había. Las pizzas podrían tener una base un poquito más crujiente, pero el topping estaba rico. Es uno de los poco restaurantes "waterfront" que tenemos y por esto seguirá siendo uno de mis favoritos.

Comida
Servicio
Ambiente

Al llegar no estaba nuestra mesa lista todavía, pero nos sentaron en otra, de momento, entregando los menús para que ya pudiéramos ver lo que íbamos a pedir, hasta que nos entregaron la mesa. Pizzas como en casi todos los buenos italianos, las pastas también. Lugar simpático, pequeño, típico trattoria, sin pretensiones, original estilo italiano. La lista de vinos muy bueno, precios decentes. Fuimos con un grupo, así que no realmente pude concentrarme en mis comentarios. Pero definitivamente volveré algún día. El único problema con la gran proliferación de los restaurantes italianos es que realmente deben hacer algo (ambiente, plato especial, etc.) para destacarse de los demás. Este lugar se destaca por su servicio, amabilidad, pequeño tamaño, ubicación y buena disponibilidad de estacionamientos.

Comida
Servicio
Ambiente

El restaurante tiene una muy buena ubicación y amplio estacionamiento. La decoración es sencilla, con tendencia moderna. La corvina me pareció no bien descongelada, filete de puerco podría ser mejor. El Strudel de Manzana es un pedacito mínimo de Strudel, con helado, muy bien presentado. Expreso llega caliente y lo traen junto con el azúcar, así que se puede tomar caliente. Lo interesante de este local es que tienen una cervecería artesanal y un Biergarten precioso. No pude probar las cervezas, pero regresaré para hacerlo seguro.

Comida
Servicio
Ambiente

El local está como en un sótano, que le resta un poco de cachet, pero a pesar de todo luce muy buen, con una decoración de acuerdo a su nombre. Definitivamente la entraña con camarones está espectacular, al igual que la corvina muy buena, el filete a primera vista y sabor no se parece mucho a filete, las picadas, nachos etc. espectacular, pero el queso fundido hay que comerlo entre varias personas, porqué se pone un poco duro y frio des pues de algún tiempo, pero esto fue porqué quería uno para mí solo. La lista de vinos aceptable con precios aceptables, el expreso llega lo suficiente rápido para estar aceptablemente caliente, si no fuera que el azúcar lo traen después en vez de antes, así darle más tiempo para enfriar. En general, recomendable

Comida
Servicio
Ambiente

Al entrar, uno se impresiona inmediatamente de la decoración moderna y la música estilo Bhudda Bar o New Wave, quizás un poco alto. Frecuentemente los restaurantes que ponen tanto énfasis en la decoración descuidan un poco la esencia que es la comida, pero aquí no, la comida también es excelente. Hay dos ambientes, uno en la planta baja con preparación visible en frente de un bar y otro arriba con una vista a la planta baja y el ambiente. Se sube mediante unas gradas de vidrio, debajo de las cuales hay una interesante exposición de botellas de vino. Lamentablemente los vinos son excesivamente caros, quizás fue por esto que no vimos ninguna botella de vino en las mesas alrededor de la nuestra, pero hay que admitir que, en la comida asiática, no todo plato podrá tener un maridaje con algún vino. Otro defecto con los vinos es que son servidos “a temperatura de ambiente” del local, que es demasiado caliente para tomarlos, un defecto que deberían arreglar, especialmente con estos precios de vinos, ya que ahora el vino no llega a temperatura correcta hasta después de haber empezado a comer. Para enfriarlo un poco nos pusieron la botella en una “cubeta” que parece una maceta asiática sobre un trípode de madera, todo espectacular, pero ocupando mucho espacio. Pedí dos platos, un plato frio como entrada, que cambié a recomendación del salonero, muy profesional y conocedor de todos los platos, y uno caliente como principal; no obstante trajeron primera el tempura, que son de los mejores que he comido, aún diferente de lo que uno se acostumbra en tempura, quizás por esto mi agradable sorpresa. Luego trajeron el plato frio, que obviamente ya no sabía lo mismo, al haberse afectado mi paladar con el sabor riquísimo de los langostinos. Al mencionar esto al salonero, él me trajo inmediatamente un vaso de soda simple de cortesía para limpiar mi paladar, pero de toda manera no quedó en lo mismo. Mi expresso de rigor lo sirvieron antes de traer el azúcar, pero no se enfrió demasiado esperando el azúcar; deberían entrenar el personal que al pedir expresso, traer inmediatamente el azúcar a la mesa, para que, cuando llega el café, ya todo esté listo. En la plaza comercial donde queda ubicado este restaurante había como 3 restaurantes más, todos casi vacíos, mientras Miss Cho estaba totalmente lleno, y con razón, es buenísimo.

Comida
Servicio
Ambiente

Primero hay que pasar a través de buena parte del - trsite y abandonado - Soho Mall, subiendo varios pisos, y una vez que uno llega al restaurante parace un típico mall restaurant. Entonces empieza la buena sorpresa, servicio muy amable, eficiente. Ambiente a dentro está bueno, pero a fuera en la terraza es donde hay la marcha en este restaurante. Lástima que es sobre la calle 50. Las pizzas son extraordinariamente buenas, entre las mejores que hemos comido en Panama, Otra vez probaremos las pastas, que lucieron ricos. La lista de vinos es buena, muy buenos precios, solamente que los vinos tintos no estában a la temperatura adecuada, lo teníamos que enfriar un poco. Error común que nuestra temperatura de ambientaçe no es la misma que la de las regiones de vinos en Eurpoa etc. Pero una vez un poco (no se necesitaba mucha) enfriado salió muy beuno el Montepulciano de Abrozzo. Espresso llegó rápido y caliente. volveremos para probar las pastas.

Comida
Servicio
Ambiente

No tiene fotos en panama

¡Tu navegador está obsoleto!

Actualiza tu navegador para ver esta página correctamente. Actualizar mi navegador ahora

×