Comida
Servicio
Ambiente

Regresamos a este lugar porque habíamos tenido buena experiencia hace un par de años. Las novedades han sido para empeorar. Ahora cobran B/.20.00 por el estacionamiento, deducible del consumo lo que te obliga a comer a disgusto. Se han deteriorado los hermosos muebles de playa que tenían. Hay pocos jóvenes inexpertos que atienden, nerviosos, asustados, con respuestas vagas ante la inconformidad de todos los comensales. Aunque tenían una ocupación de 50%, tuvimos que esperar una hora y media para recibir la entrada de anillos de calamares nada atractiva junto con el plato principal, un parguito frito retostado, que si lo vé la ANAM nos multa por comer especies que aún no se han desarrollado. Al pedir el aderezo para la ensalada nos dijeron que estaban en la mesa, eran los sobrecitos de mayonesa mostaza y ketchup que acostumbran en los sitios de comida rápida. Para pagar tuvimos que esperar media hora más. Nos entristeció viajar tan lejos para dar tan mala imagen a nuestros invitados, de un lugar del cual teníamos buenos recuerdos. Sólo el paisaje permanece inédito.

Comida
Servicio
Ambiente
  • Pargo frito
  • Anilos de calamares
Ver más comentarios (38)
¡Tu navegador está obsoleto!

Actualiza tu navegador para ver esta página correctamente. Actualizar mi navegador ahora

×