Comida
Servicio
Ambiente

Una bendición! Este lugar es una bendición en centro del cráter del volcán extinto que alguna vez existió. El ambiente es relajante, fino y cautivador. El restaurante está ubicado detrás del Hotel Los Mandarinos, en una magnifica villa de tipo toscana que se funde con el entorno, rodeada de cerros, verdor y un esplendido jardín. La sensación es la de estar en casa propia, o mejor dicho en la casa de tus sueños. El servicio es excepcionalmente bueno. Cada mesa vestida de fiesta, con su hermosa vajilla y pequeños arreglos de hortensias. El equipo de saloner@s impecables, complacientes y atentos al detalle. La propietaria estuvo presente, pendiente e interactuando con los clientes, visitando mesa por mesa, para asegurarse de que todos estuvieran complacidos. La comida, de tan buena es la que yo, si pudiera elegir pediría para mi última cena. La Casa de Lourdes merece 5 estrellas, pero de las Michelin. Haga reserva para asegurarse de que encuentre un buen lugar, si quiere disfrutar de la hermosa vista, pida que le ubiquen en la terraza. Sugerencias: Para empezar: Rollitos primavera de portobelo, Polenta, La ensalada mézclum. Platos fuertes: el Salmón, el pollo en tamarindo, los linguinis con conchuelas, la hamburguesa (todos a prueba de balas) para rematar: El Heart Attack y dele muerte lenta...a eso se le atribuyen calorias justificadas.

Comida
Servicio
Ambiente
Ver más comentarios (301)
¡Tu navegador está obsoleto!

Actualiza tu navegador para ver esta página correctamente. Actualizar mi navegador ahora

×